Consiste en la extirpación parcial o la extirpación total de la pulpa dental. 


Se realiza en piezas dentales fracturadas, con caries profundas o lesionadas en su tejido pulpar.


Su objetivo es limpiar el sistema de conductos radiculares de bacterias, tejido necrótico, etc. 


Posteriormente, se realiza el sellado del conducto y, por último, se realiza su reconstrucción.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted