Las radiografías dentales son una útil herramienta que ayudan al dentista a detectar daños y enfermedades no visibles durante un examen dental regular. La frecuencia con la que se deben tomar radiografías dentales depende de su salud bucal actual, su edad, su riesgo para la enfermedad y los posibles signos y síntomas de enfermedades bucales.

Por ejemplo, los niños podrán necesitar radiografías más a menudo porque sus dientes y mandíbulas continúan desarrollándose y sus dientes tienen más probabilidades de verse afectados por la caries que los de los adultos.

El dentista revisará su historial, examinará su boca y decidirá si necesita radiografías.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted